CRUCES EN MEDIO DEL RETAMO FLORECIDO

La vuelta de la muerte, sobre el río Neusa.

En las noches muy oscuras de repente aparece al lado de la carretera. Antes de llegar a una curva, que conecta con la entrada a la vereda El Oratorio.

Es en un puente que está sobre el río Neusa; se observa a una mujer que a la orilla de la vía, con gesto descompuesto hace señas a los conductores, que transitan a altas horas de la noche; que viste ropas blancas y se ven mojadas, en descuido, y su cabello desordenado. La mujer les hace señas para que se detengan. Al aproximarse a ella, esta desaparece, dando un susto de muerte a los ocupantes del coche, que prosiguen su camino. -Recuperados, no del todo-, al mirar por el retrovisor…, cual impacto se llevan al verla sentada en la parte trasera del auto.

Comentando extrañados lo que les sucedió, reciben diferentes impresiones; entre ellas que muy seguro la aparición, les estaba avisando de un posible accidente, que les hubiese pasado si no se detienen para prestar auxilio a la acontecida mujer de blanco.

En un recodo estrecho y peligroso, se encuentra esta fatídica curva; donde el camino entra a un sitio misterioso por la forma del cauce del río Neusa.

Habla esta leyenda sobre los testimonios de muchas personas que han perdido un familiar, muerto trágicamente en este puente.

Se trata de un puente construido entre Zipaquirá y Nemocón, llegando al cruce hacia la vereda El Oratorio. Allí está, formado por curvas y a lado y lado, cruces en medio del retamo florecido, que dejan entre ver nombres borrosos de quienes ya se han ido de este mundo.

Se relata que en este nefasto puente, por las épocas en que se celebran las fiestas y ferias en Nemocón, se presentan con frecuencia, accidentes mortales.

Es bien sabido que los lugares donde suceden muertes trágicas, conservan las energías de las personas que fallecieron allí, algunas quedan tan impregnadas, que permanecen vagando por tiempo indefinido, repitiendo su mortal desenlace una y otra vez.

Este misterio al parecer se extiende por aquellas vías, pues se dice que por la vereda La Puerta, al terminar la curva de la Culebrera, cerca de la finca de Los Manzanos, también suceden cosas extrañas; que las puertas de los carros se abren y cierran de manera inexplicable.

Otro caso que ha ocurrido es el de algún taxista que ha recogido una pasajera por aquellas carreteras, luego desaparece dejando una gabardina y en ella una dirección en Nemocón. Al venir el conductor a entregar la gabardina olvidada, se entera por los parientes, que la mujer lleva años de muerta. Todo esto ocurre en medio de tenebrosas noches de misterio y apariciones.

Se cree que estos sucesos son causados por una presencia del más allá, que se aparece a altas horas de la noche, en medio de la oscuridad, se cruza frente a los autos causando accidentes. En ocasiones solo se sienta en la parte trasera del auto, como avisando algo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A <span>%d</span> blogueros les gusta esto: